Blog, World

2018 en positivo: Top 5 noticias mundiales de equidad y paz de género

2018 fue el año de visibilizar la violencia sexual contra las mujeres a nivel mundial.

Hoy en mi página de Facebook transmití en vivo un recuento anual de las top 5 noticias mundiales de equidad y paz de género que más marcaron la diferencia este 2018.⁣

Como productora del mapa documental #SermujerLatinoamerica, veo que hemos avanzado en la visibilización y denuncia de la violencia sistémica que perpetúa y avala la objetivización de los cuerpos aún en países desarrollados como EE.UU. España.⁣

Campañascomo #MeToo#TimesUp#HearMeToo#Spotlight y #NiñasnoEsposas ayudaron a las #mujeres a entender que sus voces y sus experiencias valen. También, han sido movimientos que han demostrado fisuras en el #feminismo contemporáneo que ya batallaba con la inclusión de la interseccionalidad.⁣

2018: Año de concientización para hombres y mujeres que la violencia sexual no es un problema que se ve en conflictos armados o en barrios pobres. ⁣

Nos afecta a todas las mujeres, en diferente grado y medida, en países con “paz” negativa.⁣

Te invito a ver el vídeo donde te explico los casos IrlandaKosovo, EEUU, India y más ya disponible en mi página aquí: https://bit.ly/2oWOsRc


Standard
Análisis, Video

Ser mujer en Argentina: El cuerpo y la mirada del otro

Podemos adueñarnos del cuerpo pero no podemos controlar las miradas de los otros. Y la cuestión se complica si nos preguntamos qué “debe” cambiar primero, si ser constante con la imagen que proyecto de mi “ser”-cuerpo o si adecuarme en lo que el contexto social cambia primero.

Hay una línea fina que existe detrás de ese planteamiento del webinar Ser mujer en #Argentina. ¿Realmente las mujeres nos vestimos con pantalones cortos y con escote en los boliches o clubs porque nos sentimos empoderadas o porque se legitima vestirse así en esos espacios?

¿Acaso nos cuestionamos el origen de la mirada del Hombre? Un “ser” en un cuerpo también que “aprovecha” o “hace uso del permiso” que otorga un espacio para ligar, toquetear o ofrecer un trago a cambio de sexo. Se reprocha, se sataniza, se denuncia la mirada del Hombre pero poco vemos qué es lo que originó y perpetúa esa visión.

¿Y qué de las mujeres que muestran sus senos en las marchas de Ni una menos como un acto político? ¿A qué responde más ese acto? ¿Al mostrar un dominio de los senos, de lo oculto que es más deseado o se pierde esa intención por las miradas y juicios de otros? ¿Nos desvestimos para mostrar que podemos? ¿Para “sacrificarnos por la causa feminista” y que los medios de comunicación nos ponga en portadas?

Los cuerpos desnudos o no de cualquier sexo e identidad son objetos politizados en sociedad. El grado de molestia que sentimos es en torno a la estética, la normativa rampante de lo que se considera femenino o masculino o cuánto valor reproductivo tiene.

¿Es posible controlar la mirada cuando estamos haciendo cambios estructurales, culturales o directos?

La vergüenza y la vulnerabilidad del cuerpo son productos de la mirada de un otro. La vulnerabilidad no se acepta tanto para el hombre como para la mujer o cualquier persona de otra identidad. Siempre que se muestra la vulnerabilidad la persona se percibe como víctima. Hay un hilo conductor entre la vergüenza y la vulnerabilidad, por qué lo vulnerable nos hace rechazar lo femenino.

Si llegamos realmente a cambiar las normas exploremos la posibilidad de solicitar más allá de reconóceme como mujer, respétame como ser humano.

 

Standard
Análisis

Ser mujer en Latinoamérica no se cuenta, se vive

La emoción que me embarga es muy grande mientras preparo la primera conferencia en inglés sobre la ruta por la paz de género en Latinoamérica.

En el transcurso de dos años, conocí y entrevisté a decenas de mujeres valientes que apostaban todo en las marchas de #Niunamenos, en escondites para que no las descubrieran, en bares lésbicos para estar más seguras, en cafés de hoteles cinco estrellas para no ser censuradas.

Vi y experimenté mucho poniendo en ocasiones mi vida en riesgo. Tengo una lista de anécdotas de situaciones que pudieron haber ido muy mal y gracias a una fuerza superior eso no ocurrió. Pude fácilmente ser parte de la estadística mortal por ser mujer, por ser periodista, por estar en sitios y hablar con personas con las que no debía mezclarme.

Y sin embargo, estoy aquí. No en pie de lucha, no superviviente, no para relatar historias. Cada mujer por sí sola tiene una voz y un poder de acción. Cada mujer tiene una historia para contar y un país que le pesa, un contexto social que le duele, un remanso que la protege.

Cada mujer es.

Cada ser es.

La fórmula hacia la paz no está afuera. Se encuentra, practica y fortalece desde dentro.

Cuando presente los primeros resultados del mapa documental el 31 de mayo lo haré consciente de mis privilegios y de los sacrificios que pocos ven. Las personas que amé y las oportunidades laborales y financieras que perdí; la conexión y sanación mental y emocional que gané.

Este trayecto no termina. Aprender a ser mujer (hombre y más) es la mejor obra que construiremos en nuestra vida.

El contexto es la pintura y Latinoamérica es el lienzo que te llama y palpita.

Hoy puedo decir que Latinoamérica no se cuenta… se vive…se siente…se queda grabada en tu piel.

 

29244288_10155888803594845_6636860916371554304_o.jpg

Standard