Relaciones Internacionales

Historial internacional de reconocimiento de derechos de las mujeres

Hay múltiples tratados, convenciones y documentos de organismos internacionales que reconocen derechos universales y de empoderamiento de las mujeres.

En este artículo, resumo mi presentación del módulo 2 del curso gratuito Hacia una política exterior feminista, y divido el historial de instrumentos tras la inicial Declaración Universal de Derechos Humanos creada en 1948.

Continue reading
Standard
Medios de comunicación, Periodismo

Cómo surge el periodismo de paz o sensible al conflicto

El periodismo no es sólo reportar los hechos. Es reportar el qué y el cómo de los hechos, lo que implica una selección y una responsabilidad.

Actualmente, las narrativas que se normalizan en los medios de comunicación son las de la violencia y no las cuestionamos porque según nos dicen los editores y los directivos de los medios eso es lo que “vende”.

Como nos enseñaron que eso “vendía”, pocas veces lo cuestionamos y desistimos de presentar otra cara, otra vertiente de la realidad, porque “probablemente” no sería rentable.

Sin embargo, ha quedado evidenciado década tras década cómo los medios de comunicación pueden convertirse en agentes de violencia cultural, instrumentos de propaganda que difunden mensajes de odio e intolerancia, perpetúan estereotipos, prejuicios y pueden llegar a hacer llamadas explícitas a la violencia a través de sus discursos.

La guerra de Bosnia, el genocidio en Ruanda y la guerra en Irak son casos icónicos y extremos para demostrar el alcance e impacto de la prensa nacional e internacional.

Sin embargo, los conflictos sociales violentos así como las guerras que reportamos consisten en algo más que la violencia directa de una campaña militar: hay una violencia estructural y cultural ocurriendo simultáneamente.

Reconociendo el binario del ángulo de guerra, los buenos vs. los malos (la glorificación de nosotros vs. la deshumanización/demonización de los Otros), el académico noruego Johan Galtung propuso en 1960 un nuevo ángulo para deconstruir este paradigma.

Galtung propuso el ángulo de periodismo de paz, o sensible al conflicto, para visibilizar a las partes, organismos e individuos que trabajan por soluciones pacíficas a los conflictos y documentar la transformación de este.

Galtung y su homólogo Jake Lynch desarrollaron a profundidad este modelo tras considerar importante que los medios de comunicación reportaran todos los tipos de violencia, directa, cultural y estructural para exponer todas las dimensiones de un conflicto.

Mediante esta mirada multifacética el periodismo de paz logra mostrar una mirada más completa de la guerra, más allá de las campañas militares, y es así que puede verse y deconstruirse la violencia de los conflictos. 

El periodismo de paz está caracterizado por:

  1. Explorar los contextos que ocasionaron la formación de un conflicto entre todas las partes envueltas, no solamente en las dos partes que los medios de comunicación usualmente presentan
  2. Dar voz a los puntos de vista de las partes rivales en todos sus niveles
  3. Ofrecer ideas creativas para la resolución de conflictos o desarrollo, construcción y mantenimiento de la paz, sacar a relucir las mentiras, los intentos de cubrir verdades por todas las partes y revelar los excesos cometidos por  y para el sufrimiento de las personas de todas las partes
  4. Prestar atención a las historias de paz y los desarrollo post-guerra.

El ángulo de periodismo de paz se diferencia del periodismo con ángulo de guerra que se orienta a la reportar la violencia directa, la propaganda, los intereses de la elite y la victoria.

El periodismo de paz reporta conflicto, verdad, paz y soluciones.

Según Peace Science Digest, las audiencias expuestas al periodismo de paz han demostrado:

  1. Una mayor sensibilidad a los conflictos
  2. Una menor probabilidad de ver los conflictos como fenómenos polarizados buenos vs. malos, blanco vs. negro, etc.
  3. Incrementan niveles de esperanza y empatía
  4. Disminuyen los niveles de enfado, enojo o miedo

El ángulo de periodismo de paz nos recuerda a nosotros, los espectadores o lectores, que hay seres humanos envueltos en el conflicto, humaniza y no deshumaniza a las partes. Ultimamente, su propuesta es evitar reproducir el conflicto violento como solo una estrategia o intereses militares. 

¿Dónde se ha empleado el periodismo de paz? El fin del apartheid en Sudáfrica, el proceso de reconciliación en Liberia, el proceso de paz en Colombia son casos que, aunque no perfectos, sí muestran el potencial de impacto de esta práctica periodística.

Standard
Análisis

Ser mujer en Latinoamérica no se cuenta, se vive

La emoción que me embarga es muy grande mientras preparo la primera conferencia en inglés sobre la ruta por la paz de género en Latinoamérica.

En el transcurso de dos años, conocí y entrevisté a decenas de mujeres valientes que apostaban todo en las marchas de #Niunamenos, en escondites para que no las descubrieran, en bares lésbicos para estar más seguras, en cafés de hoteles cinco estrellas para no ser censuradas.

Vi y experimenté mucho poniendo en ocasiones mi vida en riesgo. Tengo una lista de anécdotas de situaciones que pudieron haber ido muy mal y gracias a una fuerza superior eso no ocurrió. Pude fácilmente ser parte de la estadística mortal por ser mujer, por ser periodista, por estar en sitios y hablar con personas con las que no debía mezclarme.

Y sin embargo, estoy aquí. No en pie de lucha, no superviviente, no para relatar historias. Cada mujer por sí sola tiene una voz y un poder de acción. Cada mujer tiene una historia para contar y un país que le pesa, un contexto social que le duele, un remanso que la protege.

Cada mujer es.

Cada ser es.

La fórmula hacia la paz no está afuera. Se encuentra, practica y fortalece desde dentro.

Cuando presente los primeros resultados del mapa documental el 31 de mayo lo haré consciente de mis privilegios y de los sacrificios que pocos ven. Las personas que amé y las oportunidades laborales y financieras que perdí; la conexión y sanación mental y emocional que gané.

Este trayecto no termina. Aprender a ser mujer (hombre y más) es la mejor obra que construiremos en nuestra vida.

El contexto es la pintura y Latinoamérica es el lienzo que te llama y palpita.

Hoy puedo decir que Latinoamérica no se cuenta… se vive…se siente…se queda grabada en tu piel.

 

29244288_10155888803594845_6636860916371554304_o.jpg

Standard
Análisis, Video

Colombia Decide: Mujeres, aspirar a la presidencia no es posible

Para las mujeres, aspirar a la silla presidencial no es posible en Colombia.

Ese es el mensaje enviado y avalado repetidamente por el sistema estructural misógino que reproducen los partidos políticos y los medios de comunicación.

Como especialista en Relaciones Internacionales y periodista, aquí te explico varios de los resultados de ocho meses de mi investigación  “Misogyny stalls progress for women in Colombia post-peace accord” publicada por el Women’s Media Center de EE.UU.

Si la mujer es vista o asociada a la construcción de paz, ¿cuándo tenemos la oportunidad, como sujetas políticas, de también declarar la guerra?

Ni en Colombia ni en otras partes del mundo las campañas de conscientización de empoderamiento femenino deberían estar basadas en privilegiar un extremo sobre el otro porque nos despojan nuestro poder decisional como sujetas políticas.

Adoptar la visión de que la mujer es sinónimo de energía femenina es ignorar que todos los seres humanos contamos con ambas energías: la femenina y la masculina. Y así como se aplauden las iniciativas de mujeres que persiguen ideales pacíficos bajo la energía femenina posicionar a todas bajo ese único “rol” es ignorar las millones de mujeres que haciendo uso de su energía masculina defienden nuestros derechos (¡y nuestras vidas!) ante el Estado y en espacios públicos.

La clave y la difícil tarea está en lograr un balance interno de energías que pueda ser proyectado a nuestro alrededor.

Las mujeres somos sujetas políticas, no cuerpos, no asociaciones a un concepto (paz) porque es “más lindo” que el otro (la guerra).

Les repito: Realpolitik ve la paz como un cese al fuego, no como un proyecto de construcción social. La paz es asociada a lo femenino y si las mujeres nos encasillamos sólo en ese rol nuestras voces y acciones poco cambiarán el status quo.

Standard