Relaciones Internacionales

Historial internacional de reconocimiento de derechos de las mujeres

Hay m√ļltiples tratados, convenciones y documentos de organismos internacionales que reconocen derechos universales y de empoderamiento de las mujeres.

En este artículo, resumo mi presentación del módulo 2 del curso gratuito Hacia una política exterior feminista, y divido el historial de instrumentos tras la inicial Declaración Universal de Derechos Humanos creada en 1948.

Continue reading
Standard
Medios de comunicación, Periodismo

17 puntos del periodismo de paz

Los académicos Jake Lynch y Anne McGoldrick elaboraron un plan de 17 puntos para trabajar el periodismo de paz.

Esta ruta propone claves para que los periodistas, editores, directores de medios de comunicación comprendan la importancia del lenguaje.

Particularmente, evadir el lenguaje que…

  • victimiza (devastado, indefenso, etc),
  • es impreciso o con carga emotiva (tragedia, masacre, sistem√°tico),
  • demoniza (vicioso, cruel, barb√°rico) y,
  • etiqueta (terrorista, extremista, fan√°tico, fundamentalista)

Otros elementos importantes que trabajan en este documento es ser precavidos de:

  • reportar el conflicto como un juego de suma zero (un ganador, un perdedor),
  • reportar un terreno com√ļn de las partes envueltas en el conflicto,
  • reportar s√≥lo actos violentos y de horror,
  • reportar suposiciones como si fueran hechos (facts).

A continuación la lista de los 17 puntos claves para ejercer el periodismo de paz:

  1. Evitar mostrar un conflicto como s√≥lo de dos bandos detr√°s de las mismas metas. Preguntarse, ¬Ņqu√© otras partes hay involucradas? ¬ŅTienen los mismos o diferentes intereses?
  2. Evitar hacer distinciones de “ellos” vs. “nosotros” pues esto presume que el Otro se proyecta como una “amenaza” y no como una parte del conflicto con intereses, deseos, voces dignas de ser escuchadas.
  3. Evitar tratar un conflicto como los hechos violentos que sólo ocurren en un lugar y tiempo determinado.
  4. Evitar tratar de enfocarse sólo en los efectos visibles del conflicto. Hacer un esfuerzo por mostrar sus causas y consecuencias más allá de las secuelas de violencia directa.
  5. Evitar que los líderes de los bandos se definan a sí mismos a través de sus declaraciones. Indague en cuáles son sus necesidades, metas e intereses.
  6. Evitar concentrarse s√≥lo en las diferencias entre los bandos y resaltar tambi√©n qu√© intereses o deseos tienen en com√ļn.
  7. Evitar reportar s√≥lo los actos violentos y describir el “horror” de estos porque esa forma de reporterismo sugiere que la explicaci√≥n para la violencia actual es la violencia previa (actos de venganza) y que la √ļnica soluci√≥n para acabarla es m√°s violencia (castigo, coerci√≥n).
  8. Evitar culpar a un bando por ser “quien empez√≥” el conflicto. Es necesario ver las condiciones, necesidades e intereses que exacerbaron el escalamiento hacia la violencia.
  9. Evitar enfocarse s√≥lo en el sufrimiento, los miedos y los ataques cometidos contra s√≥lo un bando ya que esto ocasiona una divisi√≥n entre “villanos” y “v√≠ctimas”.
  10. Evitar el uso de lenguaje que victimiza, palabras como “devastado”, “pat√©tico”, “tragedia”, “vulnerable” no empoderan a un grupo sino que lo convierten en sujeto pasivo esperando ser rescatado.
  11. Evitar el uso impreciso de palabras con gran carga emotiva para describir lo que le sucede a grupos de personas: genocidio, tragedia, asesinato, masacre, sistem√°tico, etc. Al contrario, busque ser preciso con lo que se sabe y no minimice o sensacionalice el sufrimiento de las personas.
  12. Evitar el uso de adjetivos demonizantes tales como “cruel”, “brutal”, “barb√°rico”, espere a que se haga la investigaci√≥n primero y de la mayor cantidad de informaci√≥n posible para que su audiencia tome la postura que considere m√°s apropiada seg√ļn el evento.
  13. Evitar el uso de palabras demonizantes como “terrorista”, “extremista”, “fan√°tico” o “fundamentalista” que siempre son dirigidas de “nosotros” hacia “ellos”.
  14. Evitar enfocarse sólo en los abusos de derechos humanos, los agravios y las malas decisiones de una sola parte. Al contrario, intente demostrar las faltas de todas las partes involucradas.
  15. Evitar emitir opiniones o reclamos como si fueran “hechos”. As√≠ es como funciona la propaganda y por tal raz√≥n, es mejor decirle a su audiencia qui√©n dijo qu√© y evitar influenciar con su postura.
  16. Evitar celebrar la firma de acuerdos entre l√≠deres sobre una victoria militar o cese al fuego. Enfocarse mejor en reportar cu√°les son los asuntos que quedan pendientes, las necesidades e intereses de los que quedaron a√ļn m√°s afectados por el conflicto.
  17. Evitar esperar que los l√≠deres de “nuestro” lado sugieran u ofrezcan soluciones. Al contrario, enfocarse en explorar las diferentes ideas e iniciativas de paz y de qu√© grupos, personas, provienen.

Para leer el plan de 17 puntos completo en inglés puedes acceder aquí.

Standard
Blog, World

2018 en positivo: Top 5 noticias mundiales de equidad y paz de género

2018 fue el a√Īo de visibilizar la violencia sexual contra las¬†mujeres¬†a nivel mundial.

Hoy en mi p√°gina de Facebook transmit√≠ en vivo un recuento anual de las top 5 noticias mundiales de equidad y paz de g√©nero que m√°s marcaron la diferencia este 2018.‚Ā£
‚Ā£
Como productora del mapa documental¬†#SermujerLatinoamerica, veo que hemos avanzado en la visibilizaci√≥n y denuncia de la violencia sist√©mica que perpet√ļa y avala la objetivizaci√≥n de los cuerpos a√ļn en pa√≠ses desarrollados como¬†EE.UU.¬†y¬†Espa√Īa.‚Ā£
‚Ā£
Campa√Īascomo¬†#MeToo,¬†#TimesUp,¬†#HearMeToo,¬†#Spotlight¬†y¬†#Ni√ĪasnoEsposas¬†ayudaron a las #mujeres a entender que sus voces y sus experiencias valen. Tambi√©n, han sido movimientos que han demostrado fisuras en el¬†#feminismo¬†contempor√°neo que ya batallaba con la inclusi√≥n de la interseccionalidad.‚Ā£
‚Ā£
2018: A√Īo de concientizaci√≥n para hombres y mujeres que la violencia sexual no es un problema que se ve en conflictos armados o en barrios pobres. ‚Ā£
‚Ā£
Nos afecta a todas las mujeres, en diferente grado y medida, en pa√≠ses con ‚Äúpaz‚ÄĚ negativa.‚Ā£
‚Ā£
Te invito a ver el vídeo donde te explico los casos Irlanda, Kosovo, EEUU, India y más ya disponible en mi página aquí: https://bit.ly/2oWOsRc


Standard
Cursos, World Politics

Módulo 2+. Estados masculinos, feminización de males

Una breve revisión de los trabajos de académicas sobre el feminismo en las relaciones internacionales.

Jean Bethke Elshtain, autora de Women and War (1987)

  • La percepci√≥n, planificaci√≥n y desenvolvimiento de conflictos tiene una mirada masculina occidental.
  • Mientras los hombres occidentales prueban su virilidad, el rol de las mujeres occidentales ha sido consumir esas historias. ¬ī
  • Las mujeres no son parte del estudio de las relaciones internacionales porque no son soldadas ni l√≠deres. Son espectadoras del heroicismo, condicionadas a esa labor y motivo por el cual los hombres van a la guerra.
  • Es interesante esta din√°mica que presenta Bethke porque es como si la mujer fuera la causante que imprime en el hombre un deseo de protegerla o de probar que es hombre.
  • Art√≠culo relacionado y recomendado: Susan Brownmiller,¬† Against Our Will (1976). Seg√ļn Brownmiller,¬†hist√≥ricamente las mujeres siempre fueron (y a√ļn hoy, siguen siendo) vistas como objetos de propiedad.

Cynthia Enloe, Bananas, Beaches and Bases (1990)

  • La pregunta m√°s ic√≥nica que lanz√≥ fue ¬ŅD√≥nde est√°n las mujeres?
  • Enfatiza en c√≥mo lo internacional es personal y lo personal es internacional. Hace una distinci√≥n entre este planteamiento y la com√ļn frase “lo personal es pol√≠tico y lo pol√≠tico es personal”, lo cual para¬†Enloe supone un problema.
  • Las ideas sobre la feminidad son pilares para sostener el sistema pol√≠tico y econ√≥mico internacional.
  • No es una cuesti√≥n de que la mujer, como persona, tome poder y que esto se vea reflejado en la toma de decisiones de un Estado. Sino, seg√ļn ella, ya el sistema, el Estado, est√° creado para despojar a las mujeres de poder.
  • Las relaciones entre gobiernos dependen no s√≥lo en el capital o las armas sino en el control de las mujeres como s√≠mbolos, consumidoras, trabajadoras y edredones emocionales.
  • En su libro, expone un an√°lisis de las figuras de Pocahontas y Carmen Miranda, reconocida por el slogan de Chiquita Banana, y c√≥mo estas mujeres no eran vistas como actoras internacionales. Miranda simboliza las campa√Īas de ligar a las mujeres al comercio internacional de productos b√°sicos y Pocahontas una versi√≥n de las mujeres esposas de soldados que se quedan esperando por ellos en bases militares.
  • En las guerras, ser nacionalista requiere que un hombre luche en resistencia de que un extranjero use y abuse de sus mujeres. El nacionalismo es un ideal basado en la memoria del masculino, su victoria y su humillaci√≥n en la competencia por el poder.

J. Ann Tickner, Gender & International Relations (1992)

  • El campo de estudio de las relaciones internacionales est√° compuesto por hombres que refuerzan una jerarqu√≠a de g√©nero e ignora la realidad de las mujeres, que no son vistas como actoras importantes (rechaz√°ndolas como acad√©micas tambi√©n) para entender las relaciones pol√≠ticas y econ√≥micas entre Estados.
  • Tickner ret√≥ el estatus quo del Realismo como teor√≠a dominante en pol√≠tica internacional afirmando que la ‚Äúpol√≠tica internacional es un mundo de hombres‚ÄĚ
  • Al no considerar a las mujeres ni al g√©nero en el an√°lisis internacional, el campo de estudio se queda corto. Visibilizar y eliminar las jerarqu√≠as de g√©nero son necesarias para alcanzar una seguridad y paz global.
  • La falta de representaci√≥n de las mujeres en instituciones nacionales e internacionales promueve su subyugaci√≥n y hegemoniza las construcciones de poder y activismo pol√≠tico de los hombres y su percepci√≥n de la masculinidad.
  • Art√≠culo relacionado y recomendado:¬† Hans Morgenthau’s Principles of Political Realism: A Feminist Reformulation

Otras obras importantes recientes: Marysia Zalewski, The Man Question in International Relations (1998), Charlotte Hooper, Manly States (2001)

Feminizar la paz, apuntes de Dorie Wilsnack y Dominique Saillard

  • “Si las mujeres constituyen un blanco privilegiado en las guerras y son las primeras v√≠ctimas de los conflictos, tampoco se encuentran a salvo cuando callan las armas. Para muchas de ellas empieza otra guerra: la que llevan a cabo sus hombres que, destrozados y alienados por el trauma de la guerra, reproducen en su propia casa las violencias y agresiones sexuales que han cometido o han visto cometer en contra de las mujeres enemigas.”

María Elena Díez Jorge y María Dolores Mirón Pérez, Una paz femenina

  • Seg√ļn las autoras, “Tradicionalmente, la Paz se ha asociado y exigido a las mujeres. Es frecuente la simbolizaci√≥n de la Paz por medio de la imagen de una mujer, al menos hasta el siglo XIX, momento en que se visualiza la construcci√≥n de un nuevo para- digma donde la Paz es asociada con un estado de bienestar y convivencia. El porqu√© de la asociaci√≥n de las mujeres con la Paz lo encontramos en la idea de la abundancia y fertilidad que se va a mantener como una constante a lo largo de la historia, tanto para la Paz como para las mujeres. La Paz es f√©rtil, genera abundancia, del mismo modo que el papel que se ha destacado de las mujeres se ha centrado en su fertilidad y en ser generadora de vida.”

Carmen Magallón, Las mujeres en los procesos de paz en el mundo, pensamientos y prácticas y Las mujeres y la construcción de la paz

  • Para la acad√©mica, “esta uni√≥n simb√≥lica entre mujeres y paz fue acompa√Īada de la exclusi√≥n de ambas del √°mbito de la pol√≠tica. La tradici√≥n que excluye a las mujeres es la misma tradici√≥n pol√≠tica que excluye a la paz: Maquiavelo, Clausewitz y la inevitabilidad de la guerra, Bismark y la realpolitik. Todav√≠a hoy la pol√≠tica internacional considerada realista, pr√°ctica y patriota, se asienta sobre el derecho a la guerra y esta cercan√≠a simb√≥lica entre paz y mujeres constituye una fuente de resistencias a la universalizaci√≥n del valor de la paz cuya asociaci√≥n con lo femenino equivale en la pr√°ctica a una devaluaci√≥n.”

Erika Alejandra Cort√©s Ib√°√Īez, Feminizaci√≥n y subalternizaci√≥n del otro enemigo. (2012)

  • Seg√ļn la autora, “la hipermasculinidad del guerrero se expresa y construye ‚Äúpor medio del desprecio hacia lo femenino, y parte de ese desprecio es feminizar a los hombres como una forma de violencia simb√≥lica‚ÄĚ (eidon 2004, 122). “
  • A√Īade en su an√°lisis que, “Las mujeres, ep√≠tome de la feminidad, son comprendidas como objetos sexuales, m√°quinas reproductivas, y su actuar debe estar determinado por las necesidades de los hombres que las rodean: sean los de su comunidad o los que pertenecen al grupo armado que tiene el control. As√≠, cuando se viola sexualmente a las mujeres de una comunidad, ‚Äúal parecer, el comunicado es: violo a tu mujer, tu propiedad, tu honor, tu fa- milia, por consiguiente, te da√Īo a ti‚ÄĚ (Corporaci√≥n Sisma Mujer 2009, 71).”

El próximo 29 de agosto a las 6 p.m. hora CDMX, 7 p.m. hora Nueva York nos adentraremos en el Módulo 3. Qué es una política exterior y el caso de Suecia vía Facebook Live. 

¬ŅFue estrat√©gica la concepci√≥n de una pol√≠tica exterior feminista? A tres a√Īos del anuncio, ¬Ņqu√© logros ha obtenido?

Te invito a participar de este espacio multimedia y a compartir este curso y los módulos a otros colegas internacionalistas interesados en feminismo y relaciones internacionales. Si conoces alguno o alguna que tenga interés en conocer este tema, en este enlace se puede suscribir al boletín o continuar la conversación en Facebook o Twitter.

Por tu tiempo, interés y apoyo, nuevamente gracias.

Standard
An√°lisis, Video

Fin del cese al fuego con el ELN

Con el fin del cese al fuego y los ataques del ELN, ¬Ņdebemos ver este suceso como un rev√©s al proceso de paz en Quito?

Aquí te explico la fragilidad de las negociaciones de paz, las razones de los ataques del ELN y qué esperar del Gobierno de Colombia en los próximos días.

Para recibir m√°s an√°lisis directo en tu buz√≥n √ļnete a nuestro bolet√≠n:http://eepurl.com/cRE_4P

Standard